¡Mito y realidad! #34 (La leyenda de los reyes magos)

Cuenta la leyenda que tres Reyes de Oriente fueron elegidos por Dios para que fueran a reconocer a su hijo. Para guiarse los Reyes Magos siguieron una misteriosa estrella que los llevó hasta Belén, encima de un humilde establo donde acababa de nacer Jesús.

Cuenta la leyenda que tres Reyes de Oriente fueron elegidos por Dios para que fueran a reconocer a su hijo. Para guiarse los Reyes Magos siguieron una misteriosa estrella que los llevó hasta Belén, encima de un humilde establo donde acababa de nacer Jesús.

Saludaron a sus padres y se arrodillaron frente al niño, entregándole sus regalos: oro, incienso y mirra.

Esta es la leyenda que se ha dado a conocer en la mayor parte del mundo y que se ha vuelto tradicional.

Pero ¿Hay mitos detrás de esta historia?

¿Quién eran realmente?

Los reyes magos fueron nombrados arbitrariamente. En Grecia se les nombró Apellicon, Amerim y Serakin; entre los sirios fueron conocidos como Kagpha, Badalilma y Badadakharida, y con los etíopes fueron llamados Ator, Sater y Paratoras. Los nombres con los que conocemos a los Reyes Magos fueron descubiertos en un mosaico bizantino del Siglo VI.

¿De donde eran?

La historia cuenta que Melchor provenía de Persia, Gaspar de la India y Baltasar de África. El origen de los Reyes Magos fue creado por la iglesia católica con el objetivo de universalizar el acontecimiento.

La teoría más aceptada es que provenían de la antigua Persia, aunque también existen creencias de que procedían de Yemen y que iban siguiendo la ruta del incienso, uniendo Egipto con India a través de Arabia.

¿Cuándo llegaron?

Herodes se vio burlado por los magos y dio la orden de aniquilar a todos los niños menores de dos años de Belén y sus alrededores. El rey había indagado acerca del tiempo en que los magos habían salido de oriente siguiendo la señal del nacimiento de Jesús, lo que indica que el suceso debió pasar cuando Jesús tenía más de un año de edad, y dada la cercanía geográfica entre Belén y Jerusalén, esos dos años estimados por Herodes hacen creer que el suceso ocurrió “dos años después del episodio del nacimiento del Mesías”.

¿Y los regalos?

El oro, el incienso y la mirra tienen diferentes significados. Algunos investigadores señalan que representan las tres cualidades de Cristo: Dios, Rey y hombre.

Otros señalan que el oro fue entregado por la pobreza de los padres, el incienso para contrarrestar el mal olor del establo, y la mirra, para ungir al niño, fortalecer sus miembros e impedir que se le acercaran parásitos e insectos.

¿A qué se dedicaban?

Algunos señalan que fueron astrólogos y otros apuntan que fueron sabios entre los sabios, menciona el sitio todamujer.com. Cuando Mateo escribe el evangelio ocupa la palabra “Mag”, la cual es traducida como “Mago”, para mencionar a los viajeros que están en busca de Jesús; sin embargo, la palabra “Mag” significa científico o sabio estudioso.

¿Y la famosa estrella de Belen?

La historia menciona que los tres reyes siguieron una estrella que los guió hasta Belén. En tiempos del nacimiento de Jesús, ocurrió la conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Dicho fenómeno fue redescubierto por Kepler y esclarecido por el estudioso alemán Paul Schnabel, en 1925, señala el sitio ocio.